domingo, 8 de mayo de 2016

El Hijo de Saúl: Auschwitz en primer plano

Multipremiada película húngara que narra, una vez más, el horror del campo de concentración nazi de Auschwitz. Pero esta vez con una novedad: toda la película está rodada en un primer plano tan sorprendente como agotador para el espectador.

La cámara acompaña durante toda la película al protagonista, Saúl, convirtiendo al espectador en el mismo Saúl o en otro prisionero más. Viendo la película no sabemos más que lo que sabe el propio Saúl. Compartimos con él su miedo y su incertidumbre, lo que le da más realismo a la película. También el director la ha rodado en fortamto 4:3, quizás buscando un mayor clasicismo o encuadrar todo más buscando más realidad.

La trama trata sobre Saúl, un prisionero judío miembro de los Sonderkommando (se encargaban de incinerar los cadáveres y limpiar las cámaras de gas a cambio de vivir más tiempo). Saúl trata de enterrar dignamente a un chico al que llama su hijo, puede que tratando de buscar con ello cierta redención.

 Saúl, el actor húngaro Géza Röhrig en su primera película.

No es una película con un esqueleto de "presentación - desarrollo - desenlace", sino que todo el film se narra desde la mirada de el protagonista Saúl y vivimos con él su miedo y su lucha por sobrevivir. Merece la pena verla, pero no esperen encontrar una peli "palomitera de entretenimiento".

 El director László Nemes, también en su primera película, y Géza Röhrig. Ambos han llegado y besado el santo.